Achiote aliado en la cocina y bueno para tu cuerpo

Se trata de una planta arborescente de la cual se obtienen unas semillas del mismo nombre, a las que también se les conoce como bixa Orellana, achiotl, urucú, bija, bijol, rocú, rocón u onoto.

Son estas semillas las que se emplean a modo de condimento en la cocina, no solo por su agradable sabor, sino también por la tintura que toja que se desprende de ellas y que sirve para teñir una gran cantidad de recetas culinarias tradicionales.

Es originario de América Central, México y la zona tropical de América, más específicamente del suroeste del Amazonas. Por tal motivo, fueron los indígenas nativos de ese territorio quienes lo emplearon por primera vez en la época pre-hispánica, aunque hoy en día su uso se ha extendido a diversas partes del mundo, formando parte de la gastronomía tradicional de muchas culturas.

100 g de esta especia aportan 373 Kcal, 11.40 g de proteína, 7.50 g de grasa, 66.60g de glúcidos y 29.70 g de fibra.

El achiote es considerado una fuente importante de vitamina A y carotenoides que ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre, así como a desinflamar y a cicatrizar. De igual forma, contiene calcio, que ayuda a mejorar la salud de los huesos, y el folato, que favorece el buen desarrollo del feto durante el embarazo.

El achiote es utilizado como aditivo colorante de diversas preparaciones. Se le puede conseguir en sus versiones en polvo, en semillas enteras o en pasta ya preparada, y es común encontrarle en la lista de ingredientes de productos gastronómicos tales como chocolates, queso cheddar, queso mimolette, mantequillas, escabeches, tamales, pescados ahumados, masas para empanadas y guisos, entre otros.

Además de sus aplicaciones en la cocina, el achiote se ha ganado un lugar especial en el campo de la medicina natural, pues sus propiedades terapéuticas se han encontrado especialmente útiles para el tratamiento de distintas afecciones.

Así, por ejemplo, podemos encontrar que las infusiones hechas a partir de sus semillas y hojas, pueden aliviar los dolores de cabeza, además de promover la cicatrización de quemaduras.

Igualmente, una infusión de sus hojas puede ayudar a eliminar infecciones y hongos genitales si se aplica en baños o lavados, así como a tratar las afecciones en la piel, como pueden ser las erupciones por alergias y el sarampión.

En cuanto a la corteza de la planta de achiote, esta puede hervirse para hacer una infusión para aliviar problemas de amigdalitis, si se hacen gárgaras con ella.

Ahora ya conocemos más esta especia y sus múltiples usos que podemos usar en la cocina y a la vez beneficiamos a nuestro cuerpo.

Comentarios en Facebook