Arroz irresistible

¡Qué drama! Pareciera tarea sencilla, pero la verdad no conozco a ninguna persona que no haya sufrido, ni se haya dado de topes a la hora de intentar hacer un buen arroz.

Y es que siempre pasa: o queda batido, o muy seco, o se quema en la parte de abajo, o queda crudo del centro, ¡vaya ciencia! Pues bueno, para que la próxima vez que prepares arroz y no padezcas el menor problema, te voy a compartir algunos secretos que te harán quedar súper bien delante de tu familia o de los amigos a los que les cocines este platillo que va bien con todo.

  • Primero, enjuaga el arroz con agua fría antes de cocinarlo. Esto quitará el exceso de almidón que este grano contiene. Así evitarás que quede demasiado pegajoso.
  • Aplica la regla del 2 x 1: por cada dos tazas de agua, agrega una taza de arroz. Se trata de la medida perfecta para que se cocine y quede esponjadito.
  • Debes tener una olla cuya tapa cierre muy bien, pues el vapor es un punto fundamental para que la cocción sea pareja. Es importante que verifiques que la tapa sea hermética.
  • Una vez que lo coloques en el recipiente, debes cocinarlo bien tapado a temperatura alta durante cinco minutos. Agrega un poco de aceite, ajo, cebolla, sal o consomé, o el condimento y/o ingrediente de tu preferencia: verduras, carne, etc.
  • Pasados los cinco minutos, baja la temperatura al mínimo. Esto se hace porque en este lapso de tiempo el agua ya se absorbió por los granos de arroz. Espera alrededor de 15 minutos y ¡listo! Tu arroz está cocinado.
  • El tip de las abuelas es que, una vez que has apagado la lumbre, coloques un trapo de cocina entre la olla y la tapa para que éste absorba la humedad que quede; y muy importante: no lo revuelvas.
  • Para retirarlo de la olla y servirlo en una fuente o en platos, lo ideal es “desgranarlo” primero con un tenedor, esto con la finalidad de que se despegue sin romperse.

Ahora sí, todos listos para disfrutar de un delicioso arroz. ¿Cuál es tu receta favorita?, ¡cuéntame!

Comentarios en Facebook