Cadencia latina

El ritmo y la pasión latina son algo que nos distingue universalmente; esa alegre cadencia de quienes saben disfrutar cada compás de la canción en turno. Así, eventualmente, grandes éxitos latinos le han dado la vuelta al globo rompiendo fronteras culturales y lingüísticas, pero este siglo y su exponencial crecimiento tecnológico ha acortado la brecha entre la cadencia latina y el resto del mundo.

Y si bien ha habido otros casos de éxitos latinos como la gran época de Ricky Martin o Gloria Estefan; incluso el triunfo de Los Lobos y La Bamba, hace treinta años, con la primera canción en español en el puesto número 1 de los Billboard Hot 100; o la emblemática Macarena, del dúo español Los del Río; desde 2017 la música latina experimenta un éxito sin precedentes.

Los números del éxito

Tan solo el año pasado, seis de los mejores diez videos musicales de YouTube fueron encabezados por artistas latinos. Y qué decir del “hitazo” arrasador de Luis Foinsi, Daddy Yankee y su Despacito, publicado en la plataforma de video el 12 de enero de 2017, y que hoy registra más de 5,438 millones de visualizaciones, convirtiéndose hasta este momento en el vídeo más visto de todos los tiempos”.

Y muy de cerca, en la tercera posición de “los mejores videos musicales”, el tema Mi Gente, con el que J Balvin y Willy Williams han logrado 1,975 millones de reproducciones en YouTube y, en su momento, alcanzaron el primer sitio en las canciones más transmitidas de Spotify en el mundo. Poniendo esto en perspectiva, en cerca de diez años Bohemian Rhapsody, de Queen, ha sumado 610 millones de visualizaciones y Thriller, de Michael Jackson, 535 millones.

Gracias a las colaboraciones artísticas, a los streamers, youtubers, spotifyers y a los ritmos universalmente bailables, la cadencia latina vive sus menores momentos.

 

Comentarios en Facebook