Cómo catar una cerveza

El mundo cervecero está de manteles largos para celebrar el Día Internacional de la Cerveza. Una de las bebidas más populares del orbe. Es la preferida para celebrar momentos increíbles, desde el concierto de la banda favorita, una primera cita, reuniones en familia, carnes asadas con amigos y hasta los mejores partidos de futbol, entre muchos otros.

Para que disfrutes al máximo de tu bebida de cebada favorita y en honor al Día de la Cerveza, te compartimos el paso a paso de cómo catar este delicioso elíxir y percibir sus notas, aromas y sabores. Reúnete con buenos amigos, organiza un plan con la familia y sigan estas recomendaciones que los ayudaran a convertirse en catadores expertos.

Usa todos tus sentidos

Una buena forma de prepararte es leer las etiquetas o indagar un poco sobre el proceso de elaboración de la selección de cervezas que elijas paladear. Evita comer o fumar una hora antes de la degustación para que la cata sea más precisa. Comienza por las cervezas más ligeras, hasta llegar a las de mayor grado de alcohol.

Catar una cerveza radica en disfrutarla, pero separando sus componentes para analizarlos mientras se aprende de ella. La vista, el olfato y el gusto son los sentidos que entran en juego para identificar y apreciar las propiedades organolépticas de este apreciado líquido, por lo que elegir un lugar bien iluminado y libre de aromas también es fundamental.

Paso Uno: Sirve la cerveza en el vaso totalmente translúcido, dejando dos dedos de espuma. Observa sus colores, claridad y efervescencia.

Paso Dos: Recién servida, introduce la nariz al vaso e inhala para descubrir los olores que despierta. El conjunto de aromas de una cerveza es lo que la distingue de otras.

Paso Tres: Toma un buen trago dejando que impregne tu boca. Saborea y siente su densidad, textura, burbujas y enfoca tu paladar en encontrar el balance entre alcohol, dulzor, amargor y acidez.

Comentarios en Facebook