Demos la bienvenida al 2018

No sabemos cómo pasó, pero el año se nos fue ¡volando! Fue un 2017 lleno de retos y momentos que nos hicieron sacar la casta como individuos y como mexicanos. Así que no podemos sino agradecer por las bendiciones que tuvimos y recibir el 2018 con la mejor actitud, para que sea un año lleno de cosas buenas.

Como suele pasar, la última noche del año, la noche vieja, se realizan distintos rituales, dependiendo de cada país. La finalidad es que el año que está por llegar venga cargado de abundancia y cosas buenas. Si te gustan los rituales, aquí te compartimos algunos para que elijas tus favoritos:

LAS UVAS

La costumbre de comer uvas al ritmo de las últimas 12 campanadas del año, viene de España. Ahí, dicen, hacia finales del siglo XIX, la clase burguesa solía comer uvas con champaña y un sector de la población decidió adquirir esa costumbre, comiendo uvas frente a la Puerta del Sol. Aunque, hay quienes dicen que a principios del siglo XX, un grupo de agricultores incrementaron las ventas de su producto con la campaña “Uvas de la suerte”.

QUEMAR AL VIEJO

En algunas ciudades de Centroamérica y en Chiapas, México, se acostumbra quemar un muñeco relleno de cuetes que es el llamado “año viejo”. La idea es que con él se vaya lo negativo y el próximo año solo traiga cosas buenas.

PARA VIAJAR

Hay quienes acostumbran dar la vuelta a la manzana de su casa con maletas vacías durante los primeros minutos del 1 de enero. Aseguran que así garantizan un año lleno de viajes y aventuras.

BUENA VIBRA

En Dinamarca, como símbolo de abundancia y buenos deseos, azotan platos en el piso, o van y los avientan contra la puertas de los vecinos. Lejos de ser una agresión, es un símbolo de solidaridad.

PARA LA ABUNDANCIA

Suele colocarse un billete en el zapato, o bien, lavarse las manos con vino y azúcar.

PRENDAS ROJAS Y AMARILLAS

Usar ropa interior roja y amarilla garantiza tener suerte en los caminos de Cupido y en abundancia económica, respectivamente.

Comentarios en Facebook