¡Feliz Día Mundial del Cheesecake!

Celebraciones como estas sí dan gusto, porque nadie puede negar que este postre es sencillamente delicioso.

Su textura sedosa y cremosita, la crujiente galleta de la base y la cantidad de sabores con la que se puede combinar lo hacen una de las más exquisitas tentaciones de los amantes de la cocina y los pasteles.

Curiosamente, los antecedentes de este platillo se remontan a la antigua Grecia. ¡Sí! Hay documentos que indican que 4 mil años atrás esta civilización ya incluía el queso como uno de sus ingredientes principales para cocinar. Los antiguos griegos ya conocían las propiedades energéticas del pay de queso, así que, cuentan los expertos, se lo dieron a sus atletas antes de participar en la primera olimpiada de la historia, en el año 776 antes de Cristo. Además, acostumbraban ofrecerlo como pastel de bodas. De acuerdo con la obra de Ateneo, la receta de entonces era una mezcla de queso ablandado, miel y harina de trigo que se colocaba en el horno.

Con el paso del tiempo, en el siglo XVIII, la receta, en una versión más parecida a la actual,  llegó a Estados Unidos y fue hacia 1900 que Nueva York se conviritió en una de las ciudades icónicas por este delicioso postre.

Luego de este breviario cultural, no podemos sino salivar por uno de nuestros deliciosos Cheesecake con el toque único de Mamma Bella: el de tres chocolates, el de blueberry y el New York Oreo Cheesecake… ¿Algo más qué decir? ¡Yummy!

 

Comentarios en Facebook