Irresistibles enchiladas

Entre la amplia gama de platillos con maíz o tortilla que tenemos en México, las versátiles enchiladas siempre son una opción irresistible. Las amamos muy picosas o cremosas, rellenas o dobladas, como plato fuerte o simple guarnición. Y aunque existen las versiones clásicas que se pueden saborear en cualquier punto de la república, también contamos con variedades muy singulares que reflejan la esencia de algún estado en particular.

Por su elaboración relativamente sencilla y la cantidad mínima de ingredientes que se requieren para prepararlas, las enchiladas mexicanas están a la orden del día. Para su composición básica se necesitan únicamente tortillas y salsa, la magia de su elaboración consiste no solo en la sazón de la salsa, sino en el tipo de chiles que se utilicen, las especias y condimentos. Además, influye el tipo de acompañamiento que se le dará a la tortilla, si es rellena con pollo, queso, chorizo, huevo o alguna otra proteína, o simplemente doblada y espolvoreada con queso fresco, cebolla, lechuga y hasta col.

Las más famosas

Tradicionalmente, las enchiladas que más conocemos y consumimos son las bañadas en salsa verde y las bañadas en mole; rellenas de pollo desmenuzado y aderezadas con un toque de crema, queso espolvoreado y un poco de cebolla. Te recomendamos probar nuestras Enchiladas Suizas, rojas, verdes o divorciadas, gratinadas al horno; y las Enchiladas de mole, con nuestra receta secreta y su toque de ajonjolí.

Sin embargo, como el gusto se rompe en géneros, aquí te compartimos otras versiones de este platillo, algunas más populares que otras, pero sin duda, todas supersabrosas. Sumándose a las clásicas verdes, rojas, suizas y de mole, puedes paladear las de chilorio y chile pasilla, las potosinas rellenas de requesón, las mineras con chile guajillo y relleno de queso, las norteñas con chipotles y queso al gratín, las conocidas enfrijoladas, y hasta las enchiladas dulces, hechas de mole, piloncillo y pasas.

Y como reza el viejo dicho “a dónde fueres, haz lo que vieres”, cada vez que viajes a provincia, anímate a degustar la versión local de las enchiladas.

Comentarios en Facebook