La Befana (La versión de Los Reyes Magos en Italia)

Su origen se traslada al tiempo en que los Reyes Magos, enterados del nacimiento del Mesías, gracias a la visión de la estrella en el cielo, caminaban hacia Belén para llevar las ofrendas al niño Jesús. Fue entonces cuando se encontraron con una anciana a la que pidieron información e incluso compañía para llegar al portal. Ella, a pesar de ofrecerles comida y refugio por una noche, finalmente se negó a acompañarles debido a su trabajo doméstico y los Magos prosiguieron su camino. Arrepentida, la Befana cambió de opinión e hizo acopio de dulces y caramelos y salió al encuentro de los Magos de Oriente y de Jesús.

En su camino fue preguntando, casa por casa, por los tres Reyes, dejando además, a los niños parte de los caramelos que llevaba consigo.

Su aspecto recuerda al de una anciana bruja, mal vestida, de cabello gris, con cierto temperamento pero a su vez con gran sentido del humor y sonriente, que monta un palo de escoba que usa para surcar el cielo y barrer el suelo como buena ama de casa y lleva una bolsa de regalos que van dirigidos a los niños.

La tradición dice que La Befana llega el 5 y 6 de enero, vuela en su escoba y desciende por la chimenea para dejar regalos para los niños, por eso muchas veces aparece cubierta de hollín, y se supone que no le gusta ser vista, con lo que golpea con la escoba a cualquier niño que la espíe.

Si un niño o niña durante el año ha tenido un buen comportamiento, por la mañana, al despertarse, se encontrará en el calcetín, destinado a ser llenado por regalos, que puede ser dejado encima de la chimenea o al lado de la cama hermosos regalos y dulces y caramelos, pero si se ha portado mal, la bruja pone en el calcetín sólo unas pocas piezas de carbón, cebolla o ajo, y si uno ha tenido un comportamiento normal, se encontrará las piezas de carbón, y normalmente el regalo bueno, lo tendrá en el fondo del calcetín.

Pero si realmente quieres tener más regalos, si antes de irte a la cama le dejas un plato de pasta o un típico plato regional y una botella de vino, probablemente sea más generosa en cuanto a ellos.

Además, al ser una buena ama de casa, muchos dicen que barre el suelo antes de irse. Una creencia popular es que su nombre deriva de la Fiesta de la Epifanía. Epifanía, que significa Reyes en Inglés, es una palabra latina con origen griego.

La Befana llega en Italia y en México los reyes Magos, estos seres mágicos hacen felices a los niños, conserva estas hermosas tradiciones y transmítelas de generación en generación, recuerda la emoción e ilusión que tenías cuando eras niño y lo impaciente que esperabas la llegada del 5 y 6 de enero.

Comentarios en Facebook