La belleza de los frutos rojos

Se les llama también frutos del bosque o bayas, y a lo largo de la historia de la gastronomía han adquirido muy buena fama. Estoy se debe no solo a su diversidad y a su agradable sabor, que los hace ir bien con alimentos dulces y salados indistintamente, sino por todos los beneficios que aportan a nuestra salud. Aquí te doy una lista rápida de todas las cosas buenas que pueden pasar si incluyes estos frutos rojos y pequeñitos, como fresas, frambuesas, zarzamoras, arándanos y moras azules, en tu dieta.

  1. Son una gran fuente de polifenoles, uno de los más poderoso antioxidantes de la naturaleza, aliados para ayudar en la regeneración celular. En otras palabras: ayudan a mantenerte joven por dentro y por fuera.
  2. Son una tremenda fuente de vitamina C, cuyos beneficios ya conoces. Además de reforzar tus defensas, incrementan la producción de colágeno, cosa que tu piel agradecerá.
  3. Son ricas en fibra y agua, así que si estás intentando guardar la línea, una buena dosis de estas frutas, naturales o endulzadas con algún edulcorante artificial, te dejarán satisfecho y su sabor será inigualable. Puedes comerlas como colación con algunas nueces o algún tipo de queso.
  4. ¡Van con todo! Puedes prepararlas en agua, malteada, smoothie, como aderezo para una ensalada, como una salsa para carnes o pescados, o como parte de un delicioso postre. El límite lo pones tú.
  5. Algunos frutos rojos, como las cerezas, contienen melatonina, lo cual ayuda a que Morfeo nos visite sin problema alguno.
  6. Ten en cuenta esto: cuanto más oscuro sea el color del fruto, más alto será su valor nutricional. ¡Vivan las blackberries!
  7. Luchan contra los radicales libres y son benéficos si de reducir el colesterol se trata.

Por supuesto, no olvides buscar estos deliciosos ingredientes que se encuentran presentes en varios platillos de nuestro menú.

¡Buen provecho!

Comentarios en Facebook