La despensa perfecta

¡Hola, queridos amigos de Mamma Bella!

¿Cómo los trata este lunes soleado? Espero que esté lleno de ánimo y actitud.

Déjenme contarles que una de las actividades que más disciplina requieren es comprar diariamente los ingredientes frescos y de la mejor calidad para llevar a cada uno de nuestros restaurantes. Y aunque no lo crean, este ejercicio de orden también puede llevarse a cabo en el hogar. No es necesario comprar grandes cantidades, como lo hacemos nosotros en Mamma Bella. Realizar las compras del día, lejos de ser un caos y una fuga de dinero, debe ser motivo de orden y aprovechamiento. Aquí van mis tips:

  1. Antes de ir al súper, revisa tu despensa.

¿Te ha pasado que te encuentras tres latas de atún olvidadas en un rincón? Bueno pues que no te vuelva a ocurrir. Haz una revisión de cada ingrediente que tienes, y en el caso de las latas, coloca al frente las que tienen fecha de caducidad más próxima.

  1. Nunca vayas al súper con hambre

No requiere de tanta lógica: vas y ¡se te antoja todo!. Esta es una manera de llenar el carrito de ingredientes que no son tan necesarias o tan nutritivas. Lo ideal es ir con el estómago lleno para así comprar solo lo necesario.

  1. Ten una lista en el refri

Puedes poner una pizarra e ir anotando los productos que se van terminando versus las que aún tienes en existencia, así será más fácil elaborar una lista completa y te ahorrarás las visitas exprés por uno o dos artículos solamente.

  1. Destina un presupuesto a las compras de la despensa

¡Y respétalo! Puedes hacer uno general que incluya las compras grandes, como los productos higiénicos, de limpieza, etc; y dos costas que sean para las cosas perecederas como frutas o verduras.

  1. Planea lunchs y comidas

Hacer un plan semanal de qué vas a cocinar y preparar para la escuela de tus hijos es una manera de ahorrar, planificar y garantizar que todos en casa coman de maenra saludable. Si sigues las ofertas, podrás tener dinero de sobra a fin de mes.

Comentarios en Facebook