La leyenda del chocolate

 

Seguimos este mes de septiembre recordando nuestros alimentos más mexicanos, esta vez hablaremos del chocolate.Cuenta la leyenda que Quetzalcóatl quería tanto a su pueblo que decidió darle una planta que había robado a los dioses de la cual obtenían una bebida que era digna sólo de ellos. La plantó y pidió al dios de la lluvia Tláloc que alimentara a la planta, y a Xochiquétzal que la adornará con sus más hermosas flores.Con el tiempo, el arbusto dio frutos; Quetzalcóatl enseñó a su pueblo a recoger los frutos, también a tostarlos y a molerlos, les mostró cómo batirlo con agua en piletas, obteniendo así el chocolate, que era hecho especial para los dioses y los nobles.

Pero un buen día los dioses vieron que los humanos eran sabios y constructores, no lo soportaron, despertó en ellos una envidia indomable que desquitaron contra el pueblo tolteca. Jurando venganza, uno de los dioses bajó a la tierra y le ofreció una bebida de nombre tlachihuitli a “La Serpiente Emplumada”, la bebió, después de ello actuó de una manera deshonrosa delante de todo su pueblo.Al día siguiente despertó con dolor de cabeza (cruda), avergonzado por todo lo que había hecho, decidió marcharse para siempre, Quetzalcóatl llorando, se dio cuenta de que todas las plantas de cacao se habían secado, y una vez estando en Neonalco, arrojó las últimas semillas de cacao que subsisten hasta nuestros días.

Hoy en día esta bebida ancestral se enriqueció de sobremanera, preparándose de muchas formas y con otros ingredientes que la enriquecen aún más, se derivaron postres, moles, panes. etc.En Mamma Bella nos encanta el chocolate, por eso preparamos para ti el Cheese Cake de tres chocolates, el Brownie, nuestra bebida Frozen Sexual Chocolate y muchos más platillo y bebidas dignos de dioses.

 

Comentarios en Facebook