La Rosca de Reyes y su origen

Se consume desde el siglo III cuando por las fiestas en honor al dios Saturno (después del solsticio de invierno), se partían panes redondos realizados con higos, dátiles y miel.

Durante la Edad Media, los cristianos retomaron esta tradición, sin embargo, se le consideraba pagana y que tiempo después coincidiría con las celebraciones de Navidad, e inclusive serían ellos quienes iniciaran con la costumbre de ocultar un haba adentro del pan.

Para el siglo XIV, la fiesta se establece el 6 de enero en Francia, se cristianiza y se le nombra como “Epifanía”, donde los cristianos de occidente conmemoran a los Reyes Magos, mientras que los europeos ortodoxos, celebran el bautismo del niño Jesús.

Esta tradición llega a México durante el siglo XVI, en en donde la rosca se adorna con higos, ate y acitrón, además de que sustituye el haba por la figura de un niño.

La tradición dicta que quien encuentre la figurita del Niño Dios, será su padrino, lo vestirá y llevará a misa el Día de la Candelaria (2 de febrero), y asimismo, le toca preparar los tamales y atole para los invitados.

Ahora que ya conoces más de este tradición, te invitamos a disfrutar de este tradicional pan y acompañarlo con un delicioso chocolate en casa o si prefieres te esperamos en cualquiera de nuestras sucursales Mamma Bella.

Comentarios en Facebook