Cómo hacer pasteles esponjaditos  y no morir en el intento

 

Todos hemos pasado por la frustración de preparar un pan, un pastel o un panqué y, tristemente, el resultado no fue como esperábamos, sobre todo porque la consistencia no es tan esponjada como decía la receta.

Como sabrás, en Mamma Bella tenemos nuestra propia panadería y horneamos diariamente nuestros productos para que queden frescos y lleguen siempre a ti con la mejor calidad posible, así que si en algo tenemos experiencia, es en este proceso.

En realidad, conseguir que la textura de nuestros postres quede como deseamos, no es tan difícil. Por eso, aquí te comparto mis mejores tips:

 

  • Es importante que la harina, que será el ingrediente principal de tu pan o pastel, esté fresca. Revisa que no haya pasado la fecha de caducidad y que esté en buen estado.
  • Si vas a hacer pan, respeta el tiempo de fermentación. Es muy importante tener paciencia y dejar que la levadura haga su trabajo. Mientras más tiempo pase, mejor será el resultado.
  • Para hacer pan, también es recomendable crear vapor en el horno, antes de cocinarlo. Una forma es colocar en la parte de abajo del horno, una bandeja con hielo para que humedezca lo que estás preparando.
  • Lo que le da un toque esponjoso a estos productos es el aire, por lo que una parte importante del proceso es mezclar bien, con una batidora de buena calidad y durante tiempo suficiente.
  • Tamizar los productos secos, como harina, polvo para hornear, cocoa y bicarbonato, también añadirá aire a la mezcla.
  • Lo ideal es que los ingredientes con los que prepares la mezcla estén a temperatura ambiente (a menos que la receta requiera de lo contrario).
  • No abras el horno mientras estás preparando algo. Sí, la tentación es mucha, pero ¡no lo hagas! Espera a que haya pasado tres cuartas partes del tiempo de cocción para verificar el cocimiento.

Espero que estos tips te funcionen, y si tienes algunos para darme, los recibo feliz de la vida. ¡Escríbeme y nos vemos en Mamma Bella!

Comentarios en Facebook