Lunch de 10

La rutina escolar está a la vuelta de la esquina, y ya sea que tengas todo listo o aún te encuentres afinando los últimos detalles, te compartimos algunos consejos para que tus hijos lleven siempre un lunch de 10: nutritivo y balanceado.

No cabe duda de que los alimentos consumimos tienen el potencial de impulsarnos. Más aún, lo que comen los niños y jóvenes entre clases no solo complementa su desayuno, sino que los ayuda a mantener su energía y concentración durante la jornada escolar.

Una alimentación balanceada debe integrar los nutrientes esenciales, como proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y agua. Dicho esto, de la misma forma debe estar compuesta la lonchera de tus hijos.

Además de completar sus necesidades calóricas, el lunch es un recordatorio de cariño que fortalece el vínculo emocional con tus hijos. Aun sin percibirlo, es una extensión de su hogar fuera de él. Vale mencionar que, para conseguir que coman el lunch con éxito, además nutritivo, debe ser variado, rico y atractivo.

Por edades

3 a 6 años:

1 porción de cereal: 1 pan tostado, 1 tortilla o 3 galletas integrales.

1 porción de verdura: zanahoria, pepinos, jícama.

½ porción de fruta: 1/2 manzana, 1 durazno, ½ taza de melón.

1 porción de proteína: 40 g de pollo o pescado, 2 rollitos de jamón o 1 huevo.

7 a 15 años:

1 sándwich de pollo, huevo o atún con pan integral y queso.

1 porción de verdura

1 porción de fruta

Mix de semillas, almendras, cacahuates y arándanos.

+ 16 años:

1 sincronizada de queso Oaxaca, pechuga de pavo y tortilla de maíz.

1 sándwich de pollo, huevo o atún con pan integral.

1 porción de fruta

1 barrita rica en proteína o mix de semillas con yogur griego.

Comentarios en Facebook