Mimosas para un almuerzo con clase

Relajarnos a tomar el almuerzo el sábado o domingo por la mañana es uno de los placeres de todo mexicano. Y como amantes de la buena vida, nada mejor para acompañar un apetitoso brunch, que iniciar el día con las burbujas de una refrescante mimosa.

Esta elegante bebida se popularizó en los años 50 y 60 por ser favorita entre escritores, actores y numerosas personalidades de las artes y de la farándula, tales como el mismísimo Alfred Hitchcock, la actriz Vanessa Redgrave y la diseñadora Coco Chanel.

Clásico del brunch

Gracias a su efervescencia, clase y suavidad, la mimosa se volvió un clásico de bodas y sofisticados eventos matutinos. Considerada en el mundo como el “coctel estrella del brunch”, es perfecta para celebrar esos agradables almuerzos con las amistades el fin de semana.

La versión clásica de la mimosa está compuesta por una parte de jugo de naranja y una parte de champaña, y se sirve fría tradicionalmente en una copa flauta. Aunque en realidad se puede preparar una Mimosa con cualquier jugo de fruta y con algún otro vino espumoso.

Lo que se debe tomar en cuenta en una buena mimosa es que la proporción de jugo y champaña sea la correcta, y que el vino no sea muy dulce, porque el dulzor de la bebida debe recaer en el jugo de fruta.

Disfruta en Mamma Bella esos desayunos y almuerzos con estilo, con nuestras burbujeantes mimosas de sabores.

Comentarios en Facebook