Niños y la difícil hora de comer

En algún momento, en todas las familias con niños, la hora de comer lejos de ser un tiempo de tranquilidad y unión, puede convertirse en un auténtico martirio o en una eterna batalla. Se sabe que  90% de los niños pasa al menos por una etapa de mal comer.

Casi todos los niños se quejan de la comida alguna vez y aunque, afortunadamente, en la mayoría de los casos esa melindrosa etapa termina, ¿qué hacer mientras tanto?, ¿cómo dar a tus hijos una comida adecuada sin pelear?

Niños melindrosos

Por lo general, los niños de difícil comer, mejor conocidos como melindrosos, se pueden dividir en tres: los niños renuentes a probar nuevos alimentos, los que solo aceptan una variedad limitada de alimentos y los de poco apetito. Desde los niños que no están dispuestos a comer vegetales, los chiquillos que solo comen si se trata de comida rápida, los que detestan que su comida se mezcle en el plato, los que evitan ciertas texturas en sus alimentos, los que comen solo si les parece atractivo lo que le ofrecen, entre cualquier cantidad de variables.

Lo cierto es, que pueden ser tiempos complicados tanto para el lunch, el menú diario o las salidas a comer. No obstante, si tus pequeños están creciendo correctamente y están en la talla adecuada según su edad, puedes relajarte un poco y seguir intentando de forma neutral, sin pleito, sin forzar o regañar. Incluso podrías darle a un niño un alimento nuevo de 15 a 20 veces antes de que acepte probarlo por primera vez.

Cuando los cambios en sabor, color, textura, olor o temperatura en su comida son demasiado rápidos, lo más seguro es que muchos niños se nieguen a probarla. Un mejor acercamiento es identificar lo que sí le gusta y empezar por ofrecer alimentos similares en porciones acordes a su talla.

Lo ideal es que sus comidas incluyan una porción de proteína, dos porciones de vegetales o frutas y una porción de carbohidratos. Puedes tomar el puño de tus pequeños como medida de referencia para el tamaño de cada porción. Es mejor que los niños repitan a que le sirvan un plato demasiado abundante y se desmotive.

En Mamma Bella sabemos que la presentación también es muy importante, pues mientras más atractivo les resulte el plato frente a ellos, menos renuentes serán a probar el contenido, por lo que nuestro menú infantil está justamente pensado en ofrecer divertidas y deliciosas opciones que faciliten dicha tarea, como nuestro Yellow Boat, Sopa Mafalda, Espadas Mágicas o Huevo Happy Face.

 

Comentarios en Facebook