¡Qué antojo de esto!

Las malteadas se inventaron en América, es decir, en Estados Unidos, a finales del siglo XIX. En un principio su existencia estaba destinada a consentir a los más pequeños del hogar. Con el paso del tiempo y la llegada de máquinas batidoras provenientes de Europa, este antojo, esta delicia líquida, dulce y cremosa, fue mutando hasta convertirse en lo que saboreamos hoy. De hecho, es imposible imaginar la década de los 60, con aquellos jóvenes efervescentes, fanáticos del rock and roll, bebiendo su malteada favorita en el autocinema.

Su popularidad se ha extendido por todo el mundo, y claro, siempre es buena ocasión para encontrar la manera de darle un twist a este antojo. En Mamma Bella decidimos experimentar y agregarle a una deliciosa bola de helado de chocolate, algo de vodka, whisky, cacao blanco y crema pastelera. ¡No imaginas lo que fue el resultado! Decidimos ponerle Barry White. Hoy, compartimos esta foto contigo además de esta linda canción, para que tu antojo, como el nuestro, se vaya hasta el infinito y más allá. ¡Te esperamos en tu sucursal favorita!

 

Comentarios en Facebook