¿Ya sabes qué vas a cenar?

Siempre se habla mucho sobre la importancia del desayuno. Después de pasar al menos ocho horas sin alimento, desayunar repone energía y brinda reservas para comenzar el día con suficiente “gasolina” para rendir apropiadamente. Por el contrario, con la cena hay opiniones divididas: hay quienes deciden no cenar porque supuestamente ayuda a su dieta y hay quienes religiosamente toman algún alimento un rato antes de acostarse para no pasar hambre durante la noche.

Lo cierto es que, por las noches, llevamos todo el día ingiriendo diferentes alimentos que han aportado energía y nutrientes. Aunque la noche es el momento en que se consume menos energía, es importante disfrutar de cenas ligeras con efecto saciante para no pasar hambre.

Lo cierto es que debemos saber qué alimentos consumir a la hora de la cena para no exceder las cantidades y evitar la acumulación excesiva grasa y, por lo tanto, engordar. Además podríamos tener digestiones pesadas que influirán de manera negativa en nuestro adecuado descanso.

Por lo tanto, ¿qué podemos cenar y qué no se recomienda para la noche?

Acá te damos algunas sugerencias. Eso sí, te invitamos a no dejar de cenar, pues como ya hemos platicado, es bueno mantener el metabolismo en acción para conservar la línea.

Cuáles sí

Los más recomendados son los que aumentan la disponibilidad de triptófano por parte del cuerpo. Esta sustancia es la responsable de que generemos melatonina, que es la hormona que nos ayuda a descansar y a conciliar el sueño. Algunos ejemplos son:

  • El pescado en todas sus variedades, aunque preferiblemente blanco es una buena solución.
  • La carne blanca como el pollo o el pavo también son muy recomendables, así como los huevos. La preparación de estos alimentos deberá ser lo más saludable posible, evitando freír o añadir grasas.
  • También por la noche podemos ingerir algunas legumbres, como soya o sus derivados como el tofu.
  • Los frutos secos al natural como las nueces son una buena alternativa, aunque solamente un puñito, como unos 30 gramos.

Cuáles no

Los alimentos que debemos evitar son bastante predecibles y de acuerdo al sentido común:

  • Cualquier variedad de comida rápida o procesada industrialmente, ya que suelen contener altas cantidades de grasas saturadas, además de aportarnos poca cantidad de proteínas.
  • Los fritos, empanados y demás variedades, pues ralentizan la digestión y por lo tanto su asimilación por parte del organismo.
  • Las verduras crudas, pues su digestión es más lenta y algunas personas no las toleran de manera adecuada. Es mejor cocinarlas al vapor o asarlas para mejorar al máximo su asimilación.

Finalmente, es necesario añadir que hay que cenar temprano para acudir a la cama con al digestión hecha y evitar así que el cuerpo trabaje más lento. O sea, no vayas de la mesa a la cama directamente.

En el menú de Mamma Bella encontrarás cenas deliciosas, nutritivas y que te satisfarán antes de irte a dormir.

Comentarios en Facebook