Saborea tu comida

Somos una sociedad muy ocupada, en la que rara vez nos tomamos el tiempo para saborear nuestra comida. A veces ni para masticarla adecuadamente. Y no solo es opinión de las mamás, está comprobado que quienes toman el tiempo de saborear su comida son menos propensos a tener sobrepeso y problemas digestivos.

Consumir tus alimentos rápidamente, además de darte menor satisfacción, genera una mala digestión y alteraciones en el metabolismo, por lo tanto, propensión al aumento de peso. La comida puede ser causa de estrés para tu cuerpo si lo obligas a apresurarse. Esto, además, provoca que comamos de más, pues engullimos la comida antes de que las señales de saciedad natural lleguen al cerebro.

Comer despacio

Entre los beneficios de la alimentación lenta se incluyen una mejor digestión, una adecuada hidratación, pérdida de peso o mantenimiento más fácil. También una mayor satisfacción ya que prestas atención a los sabores y a las texturas, por lo que aprecias cada mordisco conscientemente.

Una de las razones para tomarnos el tiempo adecuado para comer es que le da tiempo al cuerpo para reconocer que está satisfecho. Ocurre porque el cerebro tarda unos veinte minutos desde el comienzo de una comida en enviar la señal de saciedad. Imagina las calorías adicionales que puedes consumir sin que lo requieras.

En Mamma Bella te invitamos a disfrutar al máximo cada uno de tus platillos y a gozar de mayor bienestar.

Comentarios en Facebook