Un buen pescado

Con pocas calorías y muchos nutrientes, el pescado es uno de los principales elementos de una dieta balanceada. Es una gran fuente de proteínas y ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales, por lo que se recomienda idealmente incluirlo en nuestras comidas entre dos y tres veces a la semana.

Pero, ¿qué tipo de pescado elegir? ¿Cómo saber si es un buen pescado o adecuado para ti? Lo básico es elegir sitios confiables para comprarlo, pues si bien, el pescado posee enormes cualidades, también puede suponer riesgos de enfermedad si no se encuentra en buen estado.

Blanco o azul

El pescado es un alimento básico para el desarrollo de los niños, de fácil digestión y buen aporte de nutrientes a cualquier edad. Principalmente podemos considerar dos tipos de pescado: el blanco y el azul. Ambos aportan beneficios considerables, pero tienen características ligeramente distintas.

El gallo, bacalao, mero y el cazón, por ejemplo, se encuentran dentro de los blancos; un pescado más ligero, de fácil digestión y sabor menos concentrado. Su aporte energético es reducido aunque ofrece proteínas, vitaminas y minerales de calidad, como vitamina D, sodio, potasio, calcio y fósforo.

Por otro lado, el salmón, atún, sardina y trucha de mar, se cuentan dentro de los azules. Estos constituyen una importante fuente de ácidos grasos omega y 3 omega 6, más calóricos, proteicos y grasos que los pescados blancos, por lo que su digestión es más compleja aunque poseen más nutrientes.

De suerte que, para una efectiva nutrición para tu cuerpo, lo mejor es alternar entre pescado blanco y azul, sin abusar de su consumo.

Comentarios en Facebook