Uso del jengibre en la cocina

El jengibre es cada vez más ocupado en la cocina, como en la comida china, ya que tiene un sabor, limpio, fresco y especiado, así como una textura especial. De sabor intenso, y moderadamente picante, esta especia potencia notablemente el sabor de los platos.

Aunque se puede usar toda la planta, la parte que goza de mayores propiedades es la raíz, que se caracteriza por una forma irregular y una coloración amarillenta.

El cultivo de jengibre se concentra en zonas tropicales, siendo los ejemplares de mayor calidad los cultivados en Jamaica, India y Australia. A pesar de ello, las variedades que más se comercializan provienen de Perú y China.

En la cocina el jengibre se puede usar tanto en fresco como molido (en seco). Sus usos son muy variados:

Carnes. Podemos añadirlo rallado en fresco, o en polvo, a otras mezclas de especias que podemos usar para marinar todo tipo de carnes.

Ensaladas. Si queremos dar a una ensalada un toque refrescante, y a la vez picante, nada mejor como añadir un poco de jengibre fresco rallado.

Guisos. Puedes dar a tus guisos un toque hindú añadiendo un sofrito al que habremos incorporado un poco de jengibre picado.

Salteados. Picarlo y mezclarlo con ajo, obtendrás una mezcla deliciosa con la que potenciar el sabor de todo tipo de salteados.

Dulces. Si lo añades a postres con chocolate aportará un toque refrescante que rompe con el sabor ligeramente empalagoso del cacao.

Almíbares. Si quieres dar un toque distinto a un almíbar probad a incorporar unos trozos de raíz fresca de jengibre.

Infusiones. Con ellas nos beneficiamos de todas las propiedades de esta especia.

Comentarios en Facebook