¡Vamos a pedir posada!

Ya falta poquito para que empiece una de las tradiciones que más nos gusta celebrar en esta temporada: ¡pedir posada!

Estas festividades tienen origen en la época de la conquista y, en un principio, solían celebrarse durante los nueve días previos al 24 de diciembre, pues simbolizaban el peregrinar de María y José antes del nacimiento de Jesús. Con el paso del tiempo, las posadas se han convertido en un ritual divertido, que reúne a familia y amigos para convivir y pasarla bien.

Entre las actividades que se realizan, está la de pedir posada, cantando entre dos grupos de gente, para recibir a “los peregrinos”. Suele también romperse una piñata de siete picos, que representa los siete pecados capitales; se reparten colaciones (que regularmente son dulces, aunque pueden ser pequeños detallitos, o dinero en efectivo), y se comen antojitos y bebidas deliciosos de temporada, como el ponche.

Claro que, como la fiesta nos encanta, también existen las pre-posadas, que son siempre un buen pretexto para reunirnos, tomar una copa con los amigos y pasarla bien.

Por supuesto, si este año quieres hacer una posada inolvidable, puedes encargarnos el catering y mientras Mamma Bella se encarga de llevar comida deliciosa hasta tu puerta, tú  simplemente te dedicas a disfrutar. ¡Qué gran idea!

Comentarios en Facebook