Venecia

La romántica Venecia, llena de encanto, su corazón es la Plaza de San Marco, rodeada de obras de valor inestimable, el impresionante Campanario y La Basílica con decoraciones en márbol y mosaico, El palacio Ducal, símbolo de la mejor época de la Serenísima, la Torre DellÖrologio (Torre del reloj) que marca el tiempo en Venecia desde hace siglos.

Desde la plaza, atravesando el famosos Puente de los Suspiros, se goza de una maravillosa vista de la laguna, más a delante se llega al barrio Castello, lleno de obras maestras arquitectónicas y artísticas, donde se encuentra la iglesia de Santa Maria dei Miracoli, San Zacarías y la iglesia de San Juan en Bragora, considerada por muchos como una de las más bellas de la ciudad.

Venecia es un verdadero museo al aire libre, que se puede visitar en barco o en góndola, por las aguas del Canal Grande, la “vía” principal de la ciudad, que empieza en Punta della Dogana, el antiguo puerto de la Serenísima, con su característica forma triangular. Son cuatro los puentes que atraviesan el canal: el puente de la Academia, el puente de Rialto (el más antiguo y el más famoso), el puente degli Scalzi (Puente de los Descalzos) y el puente de la Constitución.

Punta della Dogana, la zona de Venecia donde el Canal Grande y el Canal de la Giudecca se dividen, alberga algunos edificios, entre ellos el complejo de la Dogana da Mar que, junto con el Palacio Grassi, son sede de la Fundación François Pinault, importante centro de arte contemporáneo en Italia y en el mundo.

Venecia se rodea de una corona de islas: Burano, famosa por la producción de puntillas; Murano, por la elaboración del cristal; Pellestrina, caracterizada por dunas de arena y cañaverales; Torcello, uno de los asentamientos humanos más antiguos de la zona.

Sin duda alguna, una ciudad preciosa con mucha historia.

Comentarios en Facebook