Whitney, ¿cómo olvidarla?

El próximo domingo  serán seis años que una de las voces más influyentes del R&B contemporáneo dejó este mundo. Whitney Elizabeth Houston nació en Nueva Jersey en agosto de 1963 y su vida fue, sin duda. un mosaico de luz y sombra. Tuvo un vida personal atormentada, y su talento se vio opacado por sus tremendas adicciones, que, al final, truncaron su existencia.

Sin embargo, fue también todo ese dolor lo que la convirtió en la tremenda intérprete que era capaz de transmitir en una sola melodía, tantas emociones. Whitney inició su carrera en los 80 con el hit comercial Hold me, y desde entonces cosechó éxitos sin parar, siendo reconocida por el Récord Guiness, como la artista más premiada de toda la historia:

Obtuvo 2 Emmy, 6 Grammy, 30 Billboard, 22 American Music Awards, y muchos más, que acabaron sumando más de 400 a lo largo de su carrera, que incluye cerca de una veintena de materiales.

A la par de su éxito, enfrentó serios problemas de adicciones y tuvo un tormentoso matrimonio con Bobby Brown, con quien procreó una hija: Bobbi Crhistina Brown, quien lamentablemente falleció en 2015, solo tres años después que su madre.

El declive de su carrera y los demonios propios se la llevaron pronto, pero dejó en su música sin duda un legado inigualable gracias a todo ese sentimiento. Por eso hoy, por lo inolvidable que resulta, la recordamos.

Comentarios en Facebook